jueves, 26 de junio de 2014

Museo Raúl Scalabrini Ortiz

expr:id='"post-body-" + data:post.id' expr:itemprop='(data:blog.metaDescription ? "" : "description ") + "articleBody"'>
"Este predio esconde miles de historias maravillosas de los inicios de nuestro ferrocarril en toda la Republica Argentina, es uno de los tantos que habra por alli y que todo el material rodante esta esperando ser recuperado por manos que valoran su historia y su mensaje..."


Fotos: Copyright - CacciolaDesigns - Todos los derechos reservados.


Las fotografias expuestas retratan en detalle lo que nos han dejado del valioso material rodante historico y su estado actual mas el mensaje de lo bien que se hacian las cosas decadas atras...

Aficionados y público en general pueden disfrutar de un recorrido por la historia en las locomotoras que fueron reparadas y puestas en exposición permanente en el ex depósito de coches motores.

















































































“Haedo era un pueblo ferroviario”, recordaron los trabajadores del ferrocarril que tomaban chocolate caliente e intercambiaban anécdotas en el coche comedor. Como el resto de los ferroclubes, el Museo Scalabrini Ortiz está conformado por ferromodelistas, ferrroaficionados y ferroviarios.

Cada uno de ellos aporta sus habilidades y conocimientos para dar vida a este espacio cultural. Presente entre ellos, estaba el secretario de Prensa de La Fraternidad, Horacio Caminos, quien dio cuenta de algunos de los tesoros que reposan junto a las vías del Sarmiento: el coche presidencial que obsequió la empresa Fiat, gran parte del histórico tren Libertador General San Martín que viajaba hasta Mendoza y fue sacado de línea en los 90’s, trenes a diesel, locomotoras a vapor y hasta un tren “pagador”, todas máquinas que son reparadas, en sus ratos libres, por los ferroviarios.

“Ahora, nuestra idea es poner en marcha la locomotora a vapor los fines de semana para cruzar la estación de Haedo y traer a la gente para acá. Además, estamos tramitando que nos den la parte este de la estación, donde era el sector de encomiendas, para mostrar el material móvil, como relojes, campanas y fotos. Será acercar el museo a la gente en ese paseo histórico que es la estación”, se entusiasmó Caminos.

Más allá de ser un reservorio de máquinas viejas con sus recuerdos, los fundadores del museo pretenden, a partir del conocimiento de lo que fue en el pasado, dar impulso a una reflexión de lo que significa este medio de transporte para la vida moderna. “En la sociedad, hay instalada una visión folklórica y romántica del ferrocarril, un relato simpático que no responde, totalmente, a la realidad.

El ferrocarril tiene que ver con la economía, y pensamos que podemos contribuir a una conciencia superadora de este concepto romántico, planteando, desde aquí, un debate sobre el ferrocarril del siglo XXI”...

No hay comentarios.:

Publicar un comentario