domingo, 6 de abril de 2014

La Magnifica "46"

expr:id='"post-body-" + data:post.id' expr:itemprop='(data:blog.metaDescription ? "" : "description ") + "articleBody"'> Siguiendo los pasos "del mas grande", estamos hablando del F.C.S.(el Ferrocarril del Sud) que fe de origen ingles y que tanto legado ferroviario ha dejado en nuestro suelo.....entre esas cosas la magnifica 46 exibida en la ciudad costera de Mar del Plata no con el honor y el cuidado que deberia tener ya que es una pieza unica e irremplazable de la historia pero ella esta todavia alli.


Fotos: CacciolaDesigns - Todos los derechos reservados - Abril 2014.

Una historia apasionante....


Corría el año 1973, cuando un grupo de aficionados logró entrar en el entonces impenetrable Dock Sud y descubrió los restos de dos locomotoras, que por su aspecto dedujeron que eran muy antiguas. Con esta noticia, alertaron al entonces Centro de Estudios Históricos Ferroviarios de que había que preservar estas unidades por su valor. Su director de entonces fue personalmente a ver las máquinas y se comprometió a restaurarlas. Con la escasa documentación que contaba el entonces CEHF, empezaron a indagar qué eran estas viejas locomotoras. En base a croquis y viejas fotos, llegaron a la conclusión de que se trataba de una locomotora clase 6, aunque no pudieron identificar a cual de las distintas subclases correspondía.
Fuentes inobjetables aseguran que con motivo del Centenario de la ciudad de Mar del Plata en 1974, se brindó una conferencia sobre la llegada del ferrocarril a la ciudad y en ella se afirmó que Ferrocarriles Argentinos tenía la locomotora que había llegado por primera vez a la ciudad, y que esa máquina debía estar en Mar del Plata, interesando al intendente Luis Fabrizio, quien hizo un pedido formal de la locomotora inaugural el 1 de abril de 1974.

Ferrocarriles Argentinos aceptó y se dispuso a ceder la unidad para que se exhibiera en un predio adyacente al edifico de la estación, y luego de las idas y vueltas de la eterna burocracia argentina, la presidencia de FA firmó la resolución correspondiente el 15 de mayo de 1979. El 15 de octubre de 1979, en conmemoración de los 100 años de la creación del Partido de General Pueyrredon, 
la locomotora 46 fue emplazada en un estado impecable con bombos y platillos a un costado de la estación.


El intendente de la dictadura, Russak, recibía nuevamente en Mar del Plata a la 46, después de años de abandono al igual que aquel 26 de septiembre de 1886, y allí descansaría en paz para orgullo de los marplatenses y de quienes sienten afecto por el ferrocarril.


Así, esa masa de hierro oxidado hallado en Dock Sud se transformó en la reluciente e impactante 46. Pero revisando viejos documentos, y por las razones que expondremos, hemos llegado a la conclusión que la 46 no es la 46, y aunque lo fuera, no hay certeza acerca de cual fue la locomotora inaugural de Mar del Plata. Entonces surgen inevitablemente las dos preguntas centrales de este artículo: ¿Cuál es la verdadera identidad de la falsa 46? ¿Por qué 46?


LA CLASE 6

Cuando el Ferrocarril Sud se puso los pantalones largos en 1880, y desarrolló un plan de expansión que tenía como objetivo primordial llegar a Bahía Blanca, era conciente de que necesitaba nuevas locomotoras de mayor porte para los trenes de pasajeros. Por esos años, la locomotora pasajera por excelencia era la 4-4-0. Así, de las especificaciones de Mr. Roberts, ingeniero jefe del Sud, salió lo que seria la clase 6. Entre 1882 y 1883, 27 ejemplares fueron construidos por Beyer Peacock, y posteriormente, cuando continuó la expansión de la red, otras 18 fueron encargadas entre 1888 y 1889, sumando en total 45 unidades. En 1890 el FCS ordenó la construcción de 24 nuevas locomotoras del mismo tipo pero con la variante de ser com-pound. Éstas constituyeron la clase 6A. Por último, entre 1896 y 1902, 25 unidades clase 6 fueron modificadas con calderas más grandes y convertidas a compound como la clase 6 A aunque con una mínima variante en el tamaño de los cilindros. Entonces, las 69 4-4-0 habían quedado repartidas de la siguiente manera: 20 clase 6; 24 6 A y 25 6 B. Evidentemente la cantidad de 4-4-0 construidas nos dice que fue una locomotora exitosa, o al menos que el FCS estaba conforme con ella. Pero no sólo el FCS comprobó sus bondades, sino que se fabricaron bajo el mismo diseño para otros ferrocarriles, como el Buenos Aires a Rosario y algunas líneas de España. Por ejemplo, para los ferrocarriles Andaluces, se siguieron fabricando por lo menos hasta 1912.
















PROBLEMA DE IDENTIDAD I

De la original locomotora 46, perteneciente a la primera serie el número de fabricación (DNI de las locomotoras) era 2276, Según nuestra investigación, las 20 unidades que quedaban en estado original fueron radiadas en la década del 20. Las últimas seis se apartaron del servicio entre enero y junio del 29. No tengo la fecha concreta de la radiación de la 46 (203 desde 1911) pero John Poole dice que fue en el año 1927, y no encontramos razones para no creerle. Posteriormente fue desguazada. Podemos decir con certeza que ninguna de la clase 6 sobrevivió al año 29, por lo cual la locomotora 46 no es ni la 46 ni alguna de sus hermanas.
Sólo algunas máquinas de la clase 6B sobrevivieron a la nacionalización. Eran seis unidades y sus números los pudimos constatar en el fichero de locomotoras del Departamento de Mecánica del FCGR, que consultamos una fría mañana de julio de hace varios años. El destino de cada una de ellas está claro, ya que en las fichas correspondientes figuraba la radiación del servicio de las seis unidades en 1959, aunque seguramente varias de ellas estaban apartadas desde bastante antes. También figura el desguace de cuatro de las seis máquinas; las otras dos, según las fichas de mecánica, fueron enviadas ese mismo año de 1959 al Dock Sud como calderas fijas, y como no podía ser de otra manera, éstas son las dos máquinas descubiertas allí con que empieza nuestro relato. Las dos unidades eran la 261 y la 271, construidas también por la Beyer Peacock en 1888 y 1890 Sus número de fabricación son 2947 y 3180 respectivamente.











PROBLEMA DE IDENTIDAD II

Resuelto el primer problema de identidad (que la 46 no es la 46) debemos indagar cual de las dos locomotoras encontradas ocupó su lugar: si la 271 o la 261. En este aspecto la tarea es más compleja que la anterior. Las dos locomotoras fueron retiradas del Dock Sud y llevadas a Escalada. La tradición dice que se utilizaron partes de las dos para armar una. Reconstruida la 46, la otra fue depositada en Tolosa a la espera del soplete, que como la Parca nunca se hace esperar. Sabemos fehacientemente que la falsa 46 es la 271 y que tiene partes de la otra, pero...

POR QUÉ 46?¿

Si el Ferrocarril se tomó el trabajo de disfrazar una locomotora para que aparentara ser otra, debe haber una buena razón para ello. La 46 debía ser una máquina muy importante a Mar del Plata. Cuando fue el centenario de la ciudad en 1974, se dijo que esa máquina había inaugurado la línea en 1886; esto se repitió en varias publicaciones, incluso algunas oficiales de la empresa. Es evidente que si la locomotora 46 fue la que inauguró la línea Mar del Plata, ésta es una buena razón para disfrazar otra locomotora como si fuera ella (aunque aún no abro juicio sobre este "disfraz"). Pero surge una pregunta ¿Fue la 46 la que realmente inauguró la línea a Mar del Plata, o al menos la primera que llegó con algún tren de construcción? Y aquí es donde surgen los problemas. No hay registros oficiales del ferrocarril sobre este hecho, y esto es lógico, debido al tiempo que pasó. Tampoco William Rogind, en su "Historia del Ferrocarril Sud" menciona que la 46 fue la que inauguró el servicio a Mar del Plata, aunque él sí pudo haber tenido acceso a esa información de primera mano, incluso convivió con personas que venían de esa época. Pero Rogind no obtuvo esa información. Los diarios de la época tampoco mencionan cual fue la locomotora inaugural. No hay publicaciones conocidas en las que se mencione cual fue. Por ello podemos afirmar que no se puede probar, al menos hoy, que la 46 estuvo en la inauguración de la vía Mar del Plata, aunque es altamente probable que haya sido ella o una de sus 26 hermanas. Si la realidad nos dice que no hay certeza de cuál fue la locomotora inaugural ¿de donde salió el mito de la 46? Probablemente haya sido todo una gran confusión, como normalmente eran las cosas en Ferrocarriles Argentinos. Da la casualidad que la foto oficial de la serie hecha por la Beyer Peacock, fue la locomotora 46. Da la casualidad, también, que un cuadro de grandes dimensiones de esa foto de fábrica estaba colgado en los talleres de Escalada. Esa foto también se hallaba en el MNF, y seguramente sirvió para identificar las dos máquinas en Dock Sud. Quizás alguien, con buen criterio, presumió que la inauguración de la vía Mar del Plata se debe haber hecho con una locomotora de la clase 6, y casualmente la única foto disponible era la de la 46. La reconstrucción de la locomotora se llevó a cabo en base a la foto, y por ello se le dio el número 46.
Los trabajos, además de la restauración, debieron incluir ciertas modificaciones de importancia para asemejarla a la original 46, como ser la modificación del largo de la caja de humo, que las 6 B las tenía más largas que sus hermanas de la clase 6. Todo el proceso de restauración insumió 1200 horas hombre y se realizó en los talleres de Remedios de Escalada. El costo total presupuestado en 1974 fue de 37.272,28 $ ley 18.188. Ferrocarriles Argentinos pretendió que ese costo lo pagara la Municipalidad de Mar del Plata pero esto no ocurrió y lo terminó costeando FA.

6 comentarios:

  1. En Defferrari hay un tender igual a este y supuse por los 3 ejes que tiene muchos años

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Supuso bien estimado, esta locomotora es de muchisimo vapor porque es una de las primeras que ingreso al pais el F.C.S.

      Eliminar
  2. Lástima que año a año se va arruinando, cada vez que paso me lamento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esto es una triste y lamentable realidad, la maquina es unica y todavia se puede sacar urgente de alli por lo menos ponerla bajo un galpon y restaurarla.

      Eliminar
  3. COMO AMANTE DE LAS LOCOMOTORAS A VAPOR Y FERROVIARIO EN LA DECADA DEL 50 CUANDO COMENZARON A DESPARECER, SIENTO UNA INMENSA EMOCION CUANDO VEO LAS VAPORERAS.-

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Estimado, gracias principalmente por pasar y por comentar su rica experiencia. Saludos

      Eliminar