martes, 16 de septiembre de 2014

Estación General Fernandez Oro (F.C.S.)

expr:id='"post-body-" + data:post.id' expr:itemprop='(data:blog.metaDescription ? "" : "description ") + "articleBody"'>
"El placer de poder visitar este paraje con su intensa tranquilidad es poder reflexionar ante tanta historia acumulada en un solo lugar..."



Fotos:Copyright - CacciolaDesigns - Todos los derechos reservados.



Estación ubicada en la provincia de Rio Negro del ramal Rio Colorado - Cipolletti que fuera habilitado por el FC del Sud en 1899, la estación fue inaugurada el 1ro de Agosto de ese año como Km 1181. Se le puso el nombre actual en memoria del Gral Manuel Fernandez Oro que participara en la Guerra del Paraguay y en la conquista del desierto, falleció en 1919.
Anteriormente y a partir de 1927, ya existía un conglomerado poblacional del que formaron parte nuestros primeros colonos, algunas Instituciones como la Escuela Nº 40, el Club Despertar luego llamado Club Social y Deportivo Fernández Oro, la Escuela Nº 102, se construye el primer almacén de ramos generales de propiedad del Sr. Jorge Kossman y comienzan a establecerse las primeras familias.
El nombre de la localidad recuerda al militar participante de la Campaña Expedicionaria de 1879, General Manuel Fernández Oro.
Nacido en San Juan el 03 de Enero de 1848, estaba casado con Doña Lucinda González Larrosa.
Falleció en Buenos Aires en 1910. Aún viven en el Alto Valle, algunos de sus descendientes.
El 29 de Mayo de 1942 la Gobernación de Río Negro dispone la creación de la Comisión de Fomento de General Fernández Oro.
El 25 de Julio del mismo año es designado Presidente de la flamante Comisión el Sr. Alberto Lavín.


Las vias Representan, desde que llega el ferrocarril del Sud a la región y se 
establecen las distintas estaciones, se originaron los primeros poblados, y puesto 
que, como sucedió con el resto de las localidades. Gral. Fernández Oro también 
comienza a crecer a partir de la estación.
Además, porque favorecieron la llegada del inmigrante y la comercialización de las 
primeras producciones frutícolas de la localidad.
Están dibujadas de Este a Oeste porque es la forma en que corren por la región y el 
pueblo.


La empresa del F.C.S. no se había mostrado interesada en la realización de la vía a Neuquén a cambio de una donación de tierras, como prima, por parte del Estado, ya que: 
“los campos, en general eran pobres de aguadas y pastos y la población reducida y esparcida en una gran extensión”.
Esta línea nació con fines estratégicos:
“Debido a la necesidad de llevar efectivos militares con rapidez a la zona de la cordillera, ante la posibilidad de una guerra con Chile, por los conflictos limítrofes con el país transandino”.
El ingeniero Guillermo White, apoderado del F.C.S., y Amancio Alcorta, por el gobierno de la Nación, firman un contrato para la construcción de la línea, el 16 de marzo de 1896, que luego fue aprobado (ley 3344) por ambas cámaras legislativas.


Más tarde el F.C.S. construye la prolongación de la línea entre Neuquén y Zapala.
Efectúa, además, estudios topográficos a efectos de prolongar la vía hacia Chile, a través de los Andes (el famoso trasandino del sud nunca realizado).

En la actualidad la estacion esta totalmente cercada y resguardada al vandalismo. Fue restaurada para que dentro de ella forme parte de una red de museos en todo el alto valle, en este caso regional, paleontologico y de transporte historico local.
El diseño de la misma es muy similar y con las mismas salas que la estacion Fuerte General Roca entre otras.


Inicio del anden principal y vias hacia proxima Estacion, Cipolletti.


El paso a nivel que marca el limite del predio ferroviario de Fernandez Oro y vias hacia proxima Estacion, Allen.


La naturaleza patagonica a la vera de las vias.





Nomenclador de diseño original del F.C.S. (Ferrocarril Del Sud) y vias hacia Allen.


Se ven en lo que fue la galeria de espera de la estacion algunos medios de transporte primitivos de la zona.


Los nomencladores de las diferentes salas se encuentran originales e impecables con el arte que caracteriza a este tipo de construcciones de siglo XIX.


Como en muchas estaciones de arquitectura inglesa para los tramos Patagonicos las estructuras del anden techado son de acero remachado.



Particular y sencillo, soporte primitivo de farol a kerosene del anden.


En la planta alta estan las habitaciones y oficina de lo que fue la casa del jefe de estacion, abajo a la derecha el paredon del patio.


Los baños aislados del edificio principal de la estacion, mantienen el mismo diseño de construccion.


Detalles de los techos de tejas puramente francesas y las diversas chimeneas de hogar a leña de las habitaciones de la casa del jefe.



Las ventanas mas curiosas, son las mas pequeñas que estaban ubicadas en los pasillos que conectaban las diferentes habitaciones de la casa del jefe.


En esta imagen se ve claramente la casa del jefe en planta alta y abajo su patio cerrado.






Detalles del nomenclador de estacion ubicado en el anden. De tipico diseño del F.C.S. en todas sus estaciones.



Los andenes en estas estaciones patagonicas que construyeron los ingleses eran muy largos y amplios ya que llegaban formaciones de pasajeros de larga distancia con todo el lujo y clases disponibles.


Vias solitarias con vista hacia proxima estacion, Cipolletti. Se aprecia lo que fue la señal de entrada a Fernandez Oro pero actualmente carece del brazo.



Puerta de entrada a boleterias recibia a los pasajeros con una hermosa y peuqeña escalera.




Es de increible belleza que en todo el edificio las ventanas son de diversos tamaños deacuerdo a las salas que correspondan.


Fachada posterior donde se aprecia, de izquierda a derecha planta alta casa del jefe con patio, boleterias, entrada a sala de espera y boleterias, oficinas de telegrafo y encomiendas.


Entrada a la sala principal con boleterias.


El trankilo entorno de Fernandez Oro y las actividades de sus habitantes.






Fachada total de la estacion.




El museo se llama Doña Lucinda en honor a la Esposa del General Manuel Fernández Oro que está en el predio del Ferrocarril, restaurado y totalmente parquizado, abierto al público fines de Semana y feriados (de tarde), donde podrán recorrer y observar restos paleontológicos, flora y fauna de la Patagonia, una momia aborígen, máquinaria antigua y restos de la expedición al desierto. Es, sino el mejor, uno de los museos más completos de la Provincia de Río Negro.

Además de ser un centro permanente de exposiciones, el museo orense es el sitio donde los vecinos pueden realizar, sin costo, cursos de herrería y soldadura.

 Las distintas salas del museo, ubicado en el predio de la ex estación del ferrocarril, tienen temáticas muy variadas. Una de ellas, es una muestra fotográfica y de documentos de las familias fundadores y años de vida de la comuna. Funciona como un homenaje a los primeros pobladores y a sus descendencias, que aún residen en la localidad.
Por otro lado, hay salas reservadas a la cultura indígena y, en el primer piso, un par de ámbitos donde puede apreciarse el notable trabajo del director del establecimiento, Fernando Fernández, en la recopilación y mantenimiento de todo tipo de animales y restos fósiles. 


Ubicados en los extremos totales del predio ferroviario y en los paso a nivel estan los carteles metalicos de aviso del F.C.S. que felizmente se encuentran en su lugar.


Vias hacia Allen.



Cara posterior al nomenclador de aviso y una gran historia a cuestas...

Originalmente los talleres del FCS estuvieron radicados en Barracas al Sud y luego fueron trasladados a la estación Sola, donde funcionaron durante más de quince años, pero pronto se vio desbordada su capacidad ante el desafío de afrontar el crecimiento de la línea.
En Sola, donde trabajaban ya más de mil operarios, no se disponía del terreno suficiente para emprender la expansión indispensable ante el aumento constante de locomotoras, coches y vagones. Es entonces cuando la dirección de la empresa comienza a estudiar la factibilidad de instalar nuevos y más modernos talleres en algún punto de la línea.
Los estudios efectuados arrojaron como resultado la elección de terrenos adecuados para tamaña construcción en el kilómetro once de la vía principal entre Lanús y Banfield.
A tal fin se encara la compra de ese predio de casi 1.300.000 m², ubicado a ambos lados de las vias principales. Ya corría el año 1899 cuando se presentan para su aprobación los planos y descripción de las obras, cuya piedra fundamental fue colocada el 5 de julio de 1899. Estas incluían la construcción de dos nuevas vias principales adicionales para trenes de pasajeros, entre los kilómetros 9,250 y 12,004, al oeste de la anterior vía principal, que quedaría destinada para los de carga. Aún sin existir una fecha exacta de inauguración, los por entonces conocidos como "Talleres Banfield" fueron habilitandose paulatinamente, y durante algunos años, a partir de 1900, como reza la inscripción en la fachada de su edificio principal, mientras que las nuevas vias de pasajeros fueron libradas al tráfico en octubre de 1901.





Costeando el viejo predio ferroviario hay veredas donde los transeuntes de Fernandez Oro utilizan para exparcirse...






La región del Alto Valle del Río Negro y del Neuquén fue un área de frontera Interna hasta fines del siglo XIX, pero tuvo un cambio social y productivo a partir de su integración al resto del país. Los primeros asentamientos en la desembocadura del Río Negro dieron paso a fundaciones aguas arriba del río y solo después de la expedición del Gral. Roca se pudo ocupar la isla de Choele Choel, defendida tenazmente por los indígenas por ser punto clave en el camino de los arreos de ganado que llevaban a Chile. 
La decisión política de impulsar el avance de las fundaciones en esta zona correspondía al auge creciente del comercio internacional relacionado con el nuevo esquema económico. Nuestro país se incorporo al mercado mundial, abasteciendo a los países industrializados con los bienes primarios de bajo costo y creciente demanda en los mercados europeos, como carme, trigo, etc. A partir de 1890, los productos agrícolas argentinos irrumpen en el mercado internacional y aumentan los saldos comerciales positivos. El cambio en la explotación de la tierra hace necesario aumentar las áreas de cultivos y así deciden que estas tierras al sur del Colorado, sean incorporadas al proceso productivo. 
Los asentamientos indígenas, después de las campañas militares, quedaron dispersos en la meseta rionegrina y en los valles cordilleranos. Los que no murieron y se rindieron a las tropas militares, fueron trasladados como sirvientes a Buenos Aires, llevados a la isla Martín García o a la zona norte del país, especialmente al Chaco. 


El Ferrocarril del Sud y su llegada a la Patagonia
El Ferrocarril del Sud era una compañía de capitales británicos que construyó y operó una red de ferrocarriles en la Argentina en la segunda mitad del Siglo XIX y la primera mitad del Siglo XX. La compañía fue fundada por Edward Lumb en 1862 como Buenos Aires Great Southern Railway (BAGS) y su primer gerente general fue Edward Banfield.
Para 1930 la compañía se había convertido en una gran empresa, probablemente la mayor de su tipo en el hemisferio sur, con más de 8.000 km de vías mayormente de trocha ancha (1,676 m), 504 estaciones, 857 locomotoras a vapor, 955 carruajes, 16.602 vagones y más de 30.000 empleados. Su influencia en la vida y desarrollo de la Provincia de Buenos Aires fue considerable. La red de vías comunicaba los pueblos del interior de la provincia con la capital, y permitía que los productos agrícolas alcanzaran los puertos de Buenos Aires, Necochea y Bahía Blanca. La compañía y sus subsidiarias poseían y operaban instalaciones de manejo de granos, un campo de frutas experimental en Cinco Saltos en el Alto Valle del Río Negro, una estación de energía en Bahía Blanca, la Compañía Argentina de Distribuidores de Frutas, el Club Hotel de la Ventana, y un hotel con campo de golf en Miramar. La compañía construyó el Puerto Ingeniero White, uno de los puertos de Bahía Blanca, e instaló dos elevadores de granos en 1908 para hacer frente al incremento del tráfico de granos, y construyó un embarcadero para proporcionar atraque para cuatro buques de vapor. Junto con las otras compañías de ferrocarriles de capitales británicos, la empresa tenía participación en la Compañía Ferrocarriles de Petróleo en Comodoro Rivadavia cuyos pozos proveyeron una gran cantidad del fuel oil utilizado por los ferrocarriles. La empresa además controlaba y operaba el Dock Sud en la boca del Riachuelo.
Los últimos años de la década del ´20 marcaron el pico de la prosperidad de la compañía. Sin embargo, poco después comenzaron a sentirse los efectos negativos de la devaluación progresiva del Peso Moneda Nacional y el incremento de los costos laborales. Además la compañía sufría ante la creciente competencia del transporte automotor.
Luego de que el presidente Juan Domingo Perón nacionalizara los ferrocarriles en 1948, esta línea pasó a denominarse Ferrocarril General Roca.

1 comentario:

  1. Muchas Gracias por este gran trabajo !! las fotos son muy buenas y tu tarea de investigación es magnífica ! - Se aprecia la sensibilidad que nosotros necesitamos con estos temas, así que me pone muy contento de haberlo podido leer. Me queda la impresión de haber estado en Fernández Oro ! - Un abrazo !

    ResponderEliminar