miércoles, 8 de abril de 2015

El puente de Ullum (Ramal A7 -F.C.C.N)

expr:id='"post-body-" + data:post.id' expr:itemprop='(data:blog.metaDescription ? "" : "description ") + "articleBody"'>
"Fue un ramal para valientes ferroviarios, los que planificaron y colocaron cada durmiente en una zona de climas extremos, de soledad absoluta que merece nuestros respetos..."





Fotos: Copyright - CacciolaDesigns - Todos los derechos reservados.





Esta linea pertenecio y fue planificada por el Ferrocarril Central Norte (F.C.C.N.) (en inglés: Central Northern Railway) fue el primer ferrocarril de “trocha métrica” (1.000 mm.) construido en Argentina por el Estado. Su objetivo era ampliar el Ferrocarril Central Argentino, de “trocha ancha” (1.676 mm.), en ese momento en manos británicas, tendiendo una línea desde Córdoba hasta Tucumán donde luego mediante futuros desvios llegaria a diversos ramales, en este caso el desolado A7. La trocha métrica se escogió por razones de economía.

  • Se halla enteramente en la provincia de San Juan. Atraviesa por las localidades de Ullum y Jachal.
  • La extensión es de 180,6 km entre las cabeceras Coll y Jáchal.
  • El ramal fue construido desde 1923 y finalizó en 1931.


Sólo se encuentran activas las vías entre Coll y Albardón a cargo de la empresa Belgrano Cargas y Logística. De Albardón hacia el norte, sus vías se encuentran abandonadas sin ningún tipo de servicio. El ramal está seriamente deteriorado, con falta de rieles, durmientes y soporte de vías en varios puentes y pasos de agua. Además, varias estaciones del ramal se encuentran abandonadas, sin techos ni carteles indicativos de su nombre.
En épocas de Ferrocarriles Argentinos, por sus vías corrían trenes de carga de piedra caliza y de pasajeros hacia las provincias de Mendoza y Córdoba y la Ciudad de Buenos Aires.

A principios de la década del 30 las vías del ferrocarril llegaron a Jáchal. Se trató de una línea de trocha angosta de construcción y propiedad nacional cuya construcciòn se iniciò en 1923 y finalizò en 1931. El tren llegó al norte de la provincia 46 años después que a la Capital. En ese lapso la ciudad de Jáchal y su área de influencia permanecieron aislados del proceso de modernización que había transformado a extensas zonas del país. De todas maneras, en los últimos años algún progreso se había logrado. Existía un camino San Juan – Jáchal que podía ser recorrido por algunos automóviles. El trayecto implicaba, si no había cortes por crecida, 10 horas de viaje. Antes el servicio de mensajería llevaba 14 horas. Por automóvil sólo podía enviarse correspondencia y pequeños bultos. La producción, la verdadera carga, circulaba hasta 1930 en carros y arrías de mulas. Demoraban por lo menos de 4 a 5 días hasta la capital de la provincia.

"Desde el punto de vista de la polìtica ferroviaria daba lugar a una contradicciòn : el estado habìa perdido la confianza en la actividad ferroviaria en base a la actuaciòn de empresas privadas con control estatal y apostaba al crecimiento del transporte automotor en las zonas servidas por aquellos, mientras tanto el Estado promovìa la expansiòn de la empresa ferroviaria estatal. Probablemente , habrìa sido màs racional proceder de la manera contraria :redoblar la apuesta y promover la construcciòn de caminos y el movimiento automotor en las zonas de menor actividad econòmica donde el enorme costo de la construcciòn de un ferrocarril no podìa ser recuperado."

"Pero la oposiciòn irracional, el auge del nacionalismo, la dudosa legitimidad del gobierno impedìan adoptar ese camino"
N. de la R. : No creemos que la oposiciòn fuera irracional. En todo caso, sostenìa como vàlida la opciòn de la nacionalizaciòn de la red ferroviaria pero no habìa un posicion establecida respecto de la extensiòn de carreteras cuyos costo de construcciòn para la època en zonas de montaña era casi similar a los costos ferroviarios de extensiòn de ramales sobre lineas troncales ya construìdas. Ademàs , una polìtica basada en las malas experiencias con la red troncal de ferrocarriles en manos extranjeras, impulsaba necesariamente formas de desmonopolizar ese modo de transporte. Ya no se podìan otorgar generosas concesiones para fomentar la competencia como en el siglo XIX, entonces las carreteras eran la opciòn. Todo en el marco de la decadencia del imperialismo britànico y la cada vez mayor influencia del norteamericano. Tampoco coincidimos con "la dudosa legitimidad del gobierno ". El gobierno de facto del general Justo, heredero del golpe militar del general Uriburu no era dudoso ,era totalmente ilegìtimo y parte medular de la que luego fue llamda "Decàda Infame".



Vista de las vias hacia San Juan en una zona ampliamente desolada costeando en cierto modo a la cordillera.


Se ve claramente la linea de las vias de manera lateral y el entorno Sanjuanino que las circunda.


En varios tramos la desidia y la zona desertica es fulminante para los rieles....




En este panorama las vias corren paralelamente a la ruta Nacional 40. Desde esta no se ven las vias ya que estan tapadas de espinillos.


Izquierda ruta 40 paralela.


Nos internamos en el pleno desierto, agobiante, intenso. Costo mucho esfuerzo llegar al puente ya que la zona esta totalmente aislada, no posee sombra de ningun tipo, ni pueblos, ni nada.
Aqui ya estamos a la altura de Ullum.


Detalles de la solidez y el gran trabajo que ha llevado construir el puente en este tramo tan desolador.


Aqui es evidente la falta de vias y durmientes, se han llevado todo.
Vista hacia proxima estacion, Albardon.


Vista opuesta, hacia proxima estacion, Matagusanos.




Desde el puente la vista y el entorno desolador que lo circunda.



Carta de un ex ferroviario

"'El ferroviario que perteneció a nuestra generación siente un cariño entrañable por el ferrocarril, es una especie de centauro que enfrenta a la adversidad con una naturalidad propia que vive y muere por una causa'', de esa manera define mi abuelo Aldo Cavalli, exmaquinista ferroviario, a todos sus colegas que en muchos casos dieron su vida por esta actividad.

Se trata de una persona de palabra. Con grandes sentimientos por los trenes. Amable, directo y sobre todo con esas ganas y emoción por contar sus anécdotas, de su gran pasado como trabajador del ex Ferrocarril Belgrano.

Pasó mucho tiempo de ese 5 de julio de 1950 cuando Aldo recibió su título de maquinista para poder estar dentro de lo que el más anhelaba, los trenes. La vida ferroviaria le da un lugar especial a su persona, ya que viene de familia: Su padre, José Nicolás Cavalli, fue maquinista conductor de locomotoras a vapor y esto lo ayudó a ganar confianza y terminar con la gran curiosidad que tenía por este amor por los trenes. Dice que gracias a su padre perdió el miedo que le tenía a una máquina cuando era muy pequeño.

La línea del ex Ferrocarril Belgrano comenzó a funcionar en 1910 y terminó en 1995. Sirvió para facilitar el intercambio comercial con las provincias del Norte argentino, y sin dudas en el interior de la provincia de San Juan.

En sus grandes anécdotas y vivencias, lo que más le llama la atención a Cavalli es ese tren que corría antes que se hicieran los caminos con asfalto al departamento de Jáchal. Ese era el ramal A7 de Jáchal que nació en 1930. Dice que su padre tuvo la oportunidad de trabajar en ese tren, que era muy importante en nuestra provincia. Era un ramal de muchas riquezas, traía distintos minerales, sobre todo las rocas de aplicación.

Por la década del '60 empezó a circular por los distintos gobiernos que por ese momento había un "'déficit ferroviario'', algo que con el paso de los años comenzó a darse. En 1981, el ex ferrocarril Belgrano ganó el premio de "'mayor carga despachada''. Cada tren con locomotoras diesel llevaba alrededor de 1.000 toneladas con 35 vagones y dos unidades diesel. Por entonces Cavalli dejó plasmado en un congreso de la Fraternidad ante "'Ferrocarriles Argentinos'' que no se podía levantar el ramal por que no había ningún déficit diario.

El pasar de los años presagió el fin del ramal por los grandes anuncios políticos. Comenzando la década del '90 el último tren dejó la estación y todo el playón de maniobras de las grandes locomotoras. Para todos los exempleados que pasaron por esta estación fue como un cementerio hasta que con el tiempo dio lugar al actual Predio Ferial y un gran museo.

Hay que considerar que el transporte ferroviario ha sido lo más importante de nuestro país. Aldo recuerda haber leído un libro de Scalabrini Ortiz llamado "'Historias de un Ferrocarril'', en el que él decía: Un ferrocarril es la misma forma que un río navegable.

Esto lo marcó para toda la vida. Con sus recuerdos y emociones él no para ni un segundo de hablar y recordar su querido tren y locomotora que alguna vez manejó con su papá Nicolás, llevando a sus hijos y hasta su nieto para enseñarle lo que fue un gran "'Abuelo ferroviario''.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario